Tradicionalmente, en España, cuando un joven le decía a sus padres que quería dedicarse al dibujo, el comic, ilustración o pintura, tenía que oír lo siguiente: “¡Estás loco/a! Te vas a morir de hambre”, “Ese es un trabajo muy inseguro, no tendrás sueldo”, “¿Cómo vas a mantenerte?”, “No te metas ahí, eso está lleno de gente bohemia y de mal vivir” etc…

Todavía hoy se escuchan “sentencias” parecidas. La realidad es bien distinta. Lo cierto es que se puede vivir, y muy bien, del lápiz o pincel.

“Inseguridad o ausencia de sueldo”: En muchas editoriales, webs, agencias de publicidad, revistas y periódicos, contratan a los ilustradores y dibujantes, entre otras razones, porque les resulta más económico que pagar los dibujos “por separado”. En numerosas ocasiones, trabajan “a sueldo” aunque el trabajo en sí lo realizan en su propia casa.  dibujo

Es frecuente el caso en el que el artista es “autónomo”, porque de este modo gana más dinero que contratado, aún teniendo que “aflojar” la consiguiente cuota al “Excelentísimo Ministerio de Hacienda”. Siendo así, el dibujante tiene más amplitud en cuanto a variedad de estilos, dado que la clientela suele ser variada, y cada uno pide una cosa. Es más divertido, pero también más arriesgado, ya que tienes que “buscarte la vida” continuamente. Uno de los “trucos” para evitar esta “zozobra”, es alguna colaboración periódica en alguna revista o web que tenga secciones de carácter semanal o mensual.

Luego tenemos los dibujantes de cómic. Contra lo que se suele creer, es relativamente fácil publicar. Actualmente hay varias editoriales que, en su afán de competencia con otras, buscan continuamente publicar “nuevos valores”. Lo curioso es, que en el momento que te publica alguno, luego, por eso de “la competitividad”, son las demás editoriales las que te buscan a ti, intentando “robarle el nuevo talento” a la anterior.

Lo verdaderamente interesante de publicar un cómic, es que empiezas a tener “fans”. Por la cuenta que les trae, son las editoriales las que empiezan a “cuidarte y mimarte”. Y lo mejor de todo: Te pueden adelantar dinero “a cuenta”, mientras acabas tu obra. Saben que tienes seguidores, y se lo pueden permitir para que no te vayas a la competencia.

No olvido el “artista integral”, es decir, el pintor que expone y vende sus obras. Aquí tenemos, resumiendo, dos opciones: “Paisajes o temas populares” (venta segura en galerías) o el “creativo”. En el primer caso, es fácil ganar dinero, siempre pintando al gusto de los posibles compradores. En el segundo, depende de tu obra y de la capacidad de “patearte” muchos sitios.dibujo

En resumen, para vivir de esto sólo son necesarias dos cosas: Un mínimo de calidad y “ganas”.

De la calidad me encargo yo, si entráis en los cursos. De las “ganas”, es ya cuestión de carácter, por así decirlo. Aquí también ayudo, dando un “empujoncito”, valorándote objetivamente y mostrando “el camino”. (No creáis que soy profeta o algo así). Dedico bastante tiempo, en los cursos, a la orientación profesional personalizada de cada alumno. El “cómo” y el “dónde”.

Y, por supuesto, también respeto y valoro por igual, al que sólo quiere dibujar o pintar “como hobby”.

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.