Hace un par de años, el Papa Francisco decidió celebrar a lo grande el día de los enamorados y recibió en la Plaza de San Pedro a 20.000 novios, parece que por recuperar el sentido religioso de esta celebración.

A saber qué problemas sentimentales tendría el emperador Claudio II, el caso es que se tomó muy a pecho la prohibición de que los jóvenes soldados contrajeran matrimonio, y la tomó con Valentín, un obispo que casaba a escondidas a los tortolitos con sus amadas y de paso hacía proselitismo del cristianismo. No sabemos si le molestaba el amor ajeno, el cristianismo o la desobediencia, pero encarceló al obispo Valentín y lo martirizó hasta la muerte. Eso fue el 14 de febrero del año 270. Dicen que todo esto mezcla historias y es un poco leyenda, pero da igual, porque estamos en el territorio de la ficción y nos encantan las verdades a medias.guion san valentin

Un par de siglos después, el Papa Gelasio se dio cuenta de que las fiestas paganas llamadas Lupercales se le iban de las manos y buscó a un santo que coincidiera por esas fechas para aplacar un poquito tanto cachondeo. Y ahí comenzó lo del sentido religioso. Muchos siglos después ya vino la faceta comercial que todos conocemos, y en general, tendemos a criticar; se ve que a Francisco no le acaba de gustar tampoco, porque como te decía, ha hecho lo que su antecesor Gelasio, reivindicar el carácter religioso de la fecha. Pero San Valentín y este tipo de festejos puede ser útiles para tu guion por unas cuantas razones que te voy a contar.

A veces no está de más encender nuevas luces sobre el universo que has creado. En las películas y en las series estos eventos funcionan como un referente reconocible. Además, en las series de TV construimos desde el primer episodio un universo que perdura a lo largo de toda la serie. Ese universo está un poco más cerca si coloca ante tus ojos, por ejemplo, la conmoción por la muerte de Marilyn. Así lo hicieron en Mad Men, y fue inolvidable. Ya sabes cómo se celebran los cumpleaños en tu trabajo, pero ¿cómo se celebra en tu banco imaginario el cumpleaños de Tere, la de inversiones? Si echas mano de aniversarios, Acción de Gracias, cumpleaños, San Valentín o incluso jornadas electorales, puedes encontrar un buen marco para tu capítulo. Tienes una excusa para darle colorcito al episodio y abrir una ventana nueva al mundo de tus personajes. Si lo haces, vigila la línea temporal de tu serie, no pongas San Valentín en el episodio después de la vuelta de vacaciones de verano, y procura no colocar la muerte de lady Di en los años 70. Y por favor, en muy pequeñas dosis, hazlo sin abusar.

Este universo un poco especial te permitirá crear buenas situaciones. A los mafiosos les encanta San Valentín, eso está comprobado. Billy Wilder lo sabía y lo aprovechó en “Con faldas y a lo loco”. Hazlo tú también y lleva a tus personaje a un pequeño restaurante italiano, de esos con mantelitos a cuadros y ñoquis caseros, y haz que un tiroteo entre familias malogre una gran declaración de amor. Si la acción transcurre en Salamanca y no hay de por medio gente tan chunga como Al Capone, puedes encontrar un buen conflicto si de camino a su cena romántica, la mejor amiga requiere a tu prota en plena crisis sentimental. Y si van a dejar al cándido Alfonso por un jugador de rugby, sé cruel, que lo hagan el 14 de febrero, para que nos de pena y odiemos nosotros también el rugby.

Y tienes, sobre todo, la mejor oportunidad para revelar a tus personajes. Hazlos actuar ante los acontecimientos destacados, y así los conoceremos un poquito mejor. Sabremos si tu personaje, un apuesto médico, se queda con ganas de celebrarlo para no hacerle el juego a los inventos infernales del Corte Inglés, o si se pide guardia en el hospital para evitar conflictos, como Doug Ross en “Urgencias”. Danos la oportunidad de ayudar a nuestra secundaria favorita en la elección de un anillo o quizá danos la medida de su soledad.

Si eres guionista y no tienes planes, puedes comprarte una botella de vodka, mandar unos whatsapp atormentados, y después vengarte del mundo desbaratando el San Valentín de tus personajes con una buena escena. Si tienes con quien celebrarlo, sucumbe, que el amor es breve. Compra flores para la cita. Te puedo aconsejar un restaurante italiano muy bonito, de esos con mantelitos a cuadros. Hacen unos ñoquis excelentes y es un lugar tranquilo en el que puedes hacer de la noche de San Valentín, algo inolvidable.

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.