La proyección de cortos en el Lola Bar fue todo un éxito. Nos reunimos muchos antiguos alumnos de Metrópolis, actores, compañeros de rodaje, amigos y demás familia.


Disfrutamos, una vez más, de la magia de Ilusiones, de la versión extendida e inédita de Dos bajo cero y del tan esperado estreno de Love is in di er.

Las tres piezas son formidables. Cada una en su estilo, son tres trabajos realizados con mucho esfuerzo y sobre todo con gran dedicación, originales, divertidas, que no dejaron al público indiferente.


Pero sin duda lo mejor de la reunión fue el posterior coloquio en el que los directores nos contaron sus impresiones respecto a su trabajo, y también simpáticas anécdotas. Se respiraba muy buen rollo.


En primer lugar David Macián nos informó de la lanzadísima trayectoria de Ilusiones, que va recorriendo la península de festival en festival, y que acaba de ser galardonado nuevamente con un premio al mejor corto de jóvenes realizadores de Murcia. David estaba encantado con el proyecto de Ilusiones desde que el guión cayó en sus manos, y disfrutó mucho la oportunidad de poder dirigirlo, pero en aquel momento no podía imaginarse lo lejos que iba a llegar esta obra que nació como un corto de escuela. Enhorabuena, una vez más, a David y a todo el equipo de Ilusiones.


Álvaro Vega y Daniel Cortázar, un dúo de humoristas con un futuro prometedor, amenizaron el coloquio con sus chistes y ocurrencias. Dos bajo cero es un corto diferente, nacido en torno a una reunión de amigos de ideas brillantes y adicción a los rodajes y, sobre todo, muy rural. Antes de contaros la trama del corto, como bien dijeron los directores, os invito a que lo veáis y obtengáis vuestras propias impresiones. La manera de trabajar de estos chicos no es la más común, pero está claro que funciona. Contaban con una serie de ingredientes: una cámara, una joven coreana, una txapela y un pueblo. Una combinación explosiva que dio como resultado un corto que, entre otras cosas, quedó finalista en el concurso notodofilmfest.


Samuel Gutiérrez y Víctor Santos compartieron con todos nosotros la emoción del estreno Love is in di er, un corto que lamentablemente pasó por duros momentos. El rodaje fue una gran experiencia que recuerdo siempre con mucho cariño, ya que fue uno de nuestros primeros cortos, el primero de Samuel como director. Pero el visionado de un primer montaje hizo que Samuel y Víctor se plantearan un enfoque totalmente diferente. Después de darle cientos de vueltas al material grabado, Daniel Cortázar asumió el montaje de la obra y entre los tres consiguieron como resultado una historia muy cañera, de gran impacto visual y risas aseguradas.

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.