¿Alguna idea para remodelar el sistema de subvenciones al Cine Español?

Es curioso que el “ojo por ojo”, tan mal visto en nuestro mundo, fuera en su día un grandísimo avance en la organización de la sociedad. Por lo visto la Ley imperante antes del ojo por ojo era “la venganza de la sangre”, que consistía en que si alguien te hacía una afrenta, entonces podías tomarla con su familia y multiplicar la venganza por lo que quisieras: que te robaban una oveja, entonces podías robar 100 caballos al hermano de tu ladrón y nadie te podía tocar.  De pronto alguien pensó (parece que el Dios de los Judíos) que si te rompían un brazo a lo máximo que tenías derecho era a romperle el brazo a ese alguien, y a nada más.

A pesar de lo burro que nos pueda parecer la norma tenía una ventaja: Era muy fácil de entender y de aplicar. Así que se propagó y durante casi 4000 años sirvió para construir una sociedad mejor (mejor que la anterior).

El sistema de subvenciones al cine español aún vive en “la venganza de la sangre”. Primero, recién llegada la democracia,  había que vengarse del régimen anterior y por tanto había que inyectar dinero en todo aquello que resaltase lo mal que habíamos vivido antes,  ahora parece que los que mandan quisieran vengarse de los que mandaban hace unos años haciendo todo lo contrario: ahogar a una industria vapuleada desde tantos lados que cada película española, independientemente de su presupuesto y factura es un auténtico milagro.

Y como estamos en período de propuestas, y aún a riesgo de cometer errores de planteamiento, me gustaría aportar algo: “Euro por Euro”.

cine españolSabido es que ningún arte en España recibe dinero antes de que se produzca la obra artística (bueno, que yo sepa). Es decir: no hay pintores que el Estado les compre por adelantado sus próximos dos cuadros, ni músicos que reciban dinero por una partitura. También parecería ridículo que algún escritor recibiera dinero del Estado antes de escribir una novela.  Sin embargo sí que hay cientos de esfuerzos de la administración por dar cobertura a obras de artistas con exposiciones, muestras, premios, ayudas a la exhibición y promoción…

El problema es que hacer una película es tan caro que parece obligatorio dar dinero a la producción de la obra. También hemos inventado sistemas para obligar a otros a poner dinero en las pelis españolas, de ese modo si quieres tener una Televisión estarás obligado a invertir un porcentaje de tu balance en cine español. El problema es que dicho dinero normalmente solo sirve para “hacer la peli” enfrentándose luego a un mundo extremadamente complejo, con una agenda de estrenos complicadísima, una prensa nacional incapaz de tratar adecuadamente a nuestro cine: vamos lo que habitualmente llamamos “un desastre”.

¿Cómo sería eso del Euro por Euro?

Señor empresario, señor productor, usted haga su película, la que quiera, que por cada euro que me demuestre usted que ha invertido en producir la película  Yo, “papá Estado”, le voy a dar otro euro para que lo gaste en publicidad, promoción y exhibición.

Si usted se gasta 200.000 euros, yo le daré 200.000 euros. ¿1 millón de euros? le daré otro millón de euros.  ¿Sin límite?  Todo tiene un límite, así que podemos negociar en 2.5M € el límite.

Además cualquier medio de comunicación de cualquier tipo que recibe ayudas estatales estará obligado a cobrarle por publicidad el 50% de su tarifa más reducida  (si no lo hace perdería su subvención).

Y además, si me hace trampas, si  se inventa usted publicidad o gastos inexistentes de exhibición, le meteré en la cárcel y aplicaré “la venganza de la sangre”, haciendo que ni usted ni nadie de su entorno reciba nunca más ningún tipo de subvención.

Por otro lado, los cines que exhiban más del 50% cine nacional, tendrá un tratamiento fiscal preferente y créditos blandos para la mejora de sus instalaciones.

¿Que desventajas tiene el sistema? Pues para el cineasta pequeño parecería que muchas, aunque creo estar en disposición de decir que exactamente lo contrario. Si consigues reunir 200.000 euros para hacer una película “entre amigos” te puedo garantizar que 200.000 euros en publicidad y promoción pueden hacer de tu película un éxito financiero que te permitirá plantearte que la siguiente cueste medio millón. ¿Y para la productora potente con mucha pasta?  No sé, no conozco ninguna.

Hay  magníficos directores y creadores que creen firmemente en su nueva peli, pero que no consiguen animar a nadie en su proyecto porque absolutamente nadie utiliza los ingresos de taquilla como parte de la ecuación financiera, es decir: Sólo cuando tienen la peli  “financiada” (habitualmente subvenciones y precompras de Tv) se lanzan a producirla eliminando por completo el riesgo del estreno.  Sin embargo una norma de este estilo, que naturalmente eliminaría al resto de sistemas de financiación de cine, nos pondría a todos en la misma línea de salida. Quizás de este modo la calidad previa del guión por un lado y  el riesgo narrativo por otro tendrían una oportunidad de pelear y llegar a las salas.

Como decía mi Padre: “Yo, lo probaría”, al menos un par de años. Sinceramente no creo que la situación pueda ir a peor. En el futuro cuando hayamos superado “la venganza de la sangre” y el “ojo por ojo” quizás podamos establecer un sistema legal moderno de ayudas que combine adecuadamente todos los factores con un objetivo: maximizar la penetración del cine español en España y en el mundo. Ahora Podemos intentar algo distinto.

 

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.