A principios de septiembre, nuestra compañera Laura Ramírez, antigua alumna de Metrópolis, viajó a Cádiz para trabajar en el rodaje del extravagante corto Siesta.


El director de esta obra, Fran Gómez Pinteño, nace en Jerez de la Frontera en 1979 y estudia Dirección Cinematográfica en el Centro de Estudios Cinematográficos de Cataluña. Allí realiza su primer cortometraje como director y guionista, Guisantes, que se proyecta en la filmoteca Catalana.

En el año 2004 se instala en Madrid donde trabaja como asesor de dirección y ayudante, obteniendo, con la película Una gran actriz, el premio de San Francisco a la mejor película latina del año. Realiza después su segundo cortometraje, El Hijo y el Padre. Y ahora nos sorprende con Siesta.


Fran Gómez Pinteño se puso en contacto con Laura por intermediación del actor y polifacético trabajador en el mundo del espectáculo Bruto Pomeroy, con el que trabajamos meses atrás en el rodaje de Liquidación Total, de David Macián, antiguo alumno de Metrópolis.


El equipo también contó con otros grandes profesionales. El director de fotografía, Joan Crisol, es un conocido fotógrafo freelance que ha publicado sus trabajos en famosas revistas como Zero, Interviú y Playboy entre otras. Y el Director de Arte, Ismael Ceballos, trabaja en el departamento de arte en la serie El Internado, con nuestro compañero de Metrópolis, Samuel Gutiérrez.

Siesta es una peculiar historia cargada de sentimientos, emociones, poesía, bellos paisajes, puestas de sol, que conectarán perfectamente con su público.

Un japonés duerme una plácida siesta bajo una encina en una vasta pradera gaditana. Una mosca interrumpe su placentera actividad, una inquietante soga pende de una rama y el sol se va ocultando tras la línea del horizonte. El resto lo descubriréis el día del estreno.


El rodaje fue una gran experiencia para todo el equipo. Alojados durante cuatro días en un cortijo, además de trabajar duro y soportando las inclemencias del tiempo, pasaron muy buenos momentos. Incluida una invasión por parte de las cabras de la región, que irrumpieron en el rodaje tratando de salir en plano. Producción se encargó de guiar al rebaño por la senda, alejándolo del set. Una de las noches, en un momento de relax después de una larga jornada, entonaron cánticos japoneses, como podéis ver en
este vídeo pinchando aquí.

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.