No sé, alumnos/as, si sabéis que hemos estado aplicando sin querer la Teoría de Juegos en nuestro curso de guion; yo me he dado cuenta siguiendo en el telediario los avatares de la crisis griega. Yanis Varoufakis es un gran experto en esto de la Teoría de Juegos, un modelo teórico que estudia la toma de decisiones. Como sois aficionados/as al cine, recordaréis bien a uno de los precursores de esta teoría, John Forbes Nash, premio Nobel recreado en la película “Una mente maravillosa” (Ron Howard 2001), y además, le pondréis la cara de Rossel Crowe. Las ideas de John F. Nash revolucionaron el análisis económico y propiciaron que la Teoría de Juegos se extendiera a otros ámbitos como la Sociología, las Relaciones Internacionales o la Biología. De mi anterior vida, la de politóloga, recuerdo conceptos con nombres muy sugerentes como “el equilibrio de Nash”, “la tragedia de los comunes” y “el dilema del prisionero”, este último probablemente el ejemplo más popular de aplicación de la Teoría de Juegos. Por resumir, se trata de encontrar la decisión óptima intentando predecir, según los comportamientos posibles de los otros actores implicados, nuestros costes y beneficios.aprende a escribir

En la sala de guionistas hacemos esto de una forma bastante natural: Jennifer no sabe si decirle a Richard que se ha enrollado con Alex; si lo hace, quizá la dejará y aceptará el trabajo en Groenlandia. Jennifer decide que no se lo dirá.

—¿Por qué? —replica alguien—, quizá si se lo dice, Richard se dará cuenta de que no la tiene tan segura como creía, se quedará en Murcia con Jennifer y se comprometerá a fondo en la relación.

En conclusión, que el equipo de guion deberá decidir lo que la tal Jennifer gana y qué pierde en ambas opciones, de cara a que confiese o no su affaire con Alex. Como nos pasaba en clase, en la escritura de guion la Teoría de Juegos se aplica más o menos así. Supongo que los encuentros entre Varoufakis y Angela Merkel eran un poco menos frívolos, pero seguro que unos y otros andaban sopesando qué demonios haría el otro y hasta dónde podrían subir la apuesta y lanzar un órdago en las negociaciones. Supongo que en la crisis griega los actores buscan la solución óptima mientras en la sala de guionistas buscamos la más desastrosa para los protagonistas, la que los meta en el
mayor lío posible.
No sé si en el equipo de guion de The Wire se han dado cuenta de que casi casi han dado vida al “dilema del prisionero”. Os dejo el link al momento glorioso del detector de mentiras.
https://www.youtube.com/watch?v=hSBKTPQqUGI

Aunque a estos polis descastados de Baltimore les salió bien la jugada, la Teoría de Juegos no es infalible. En la sala de guion, alguien preguntaría, “¿pero creéis que Richard actuará de forma lógica?” Y esto nos lleva a una de las principales críticas a la Teoría de Juegos, ¿el comportamiento de los implicados será racional, y por tanto, predecible?

El 5 de julio, día del referendum griego, Alex manipulaba los frenos del coche de Richard. El 6 de julio se encontró el coche en el fondo del barranco de los Hilarios, cerca de Murcia. Ese mismo día, Varoufakis presentaba su dimisión.

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.