En un anterior artículo ya escribí algo sobre esto de “dedicarse al dibujo” (Dibujo; afición o profesión) autoretrato madrid
En este caso, descartando la elección de si se dibuja o pinta como “hobby”, voy a analizar el tema de “vivir de esto”.
En mi particular caso, ya con quince años me planteé la siguiente opción: Me dedicaría a esto…si…o…sí. No me permitía otra alternativa. O dibujante, o nada. Como dedicarse a “nada” debe ser muy aburrido, eso me obligó a tener esta profesión.
Y es que realmente debe de ser así para lograrlo, a no ser que tengas “padrinos”. Como no soy partidario de mezclar los asuntos familiares con los profesionales, descarté los “padrinos”. (En realidad es que no los tenía)
Analicemos ahora cuales son los medios para sacar dinero de esta bella profesión. En primer lugar, repasemos las mejores características como artista para conseguir trabajo.
Tenemos, resumiendo, dos opciones: Los “Todo-terreno”o los “Especializados”.
Todo-terrenos: -“Dícese de los dibujantes e ilustradores que dominan varias técnicas (Lógicamente, algunas mejor que otras) y varios estilos de dibujo.”
Especializados: -“Dícese de los mismos que dedican toda su trayectoria artística a desarrollar un único estilo y técnica.”
Los primeros tienen más campo para conseguir trabajo, pero corren el riesgo de no tener “un estilo reconocible” como artista, y eso puede perjudicarles para conseguir “un nombre”. Tengo que hacer una excepción: Los que dominan varios estilos pero consiguen que su impronta quede reflejada en todos ellos.
En cuanto a los “especializados”, suelen tener mas problemas para abrirse camino, pero si logran el éxito lo consiguen con todos sus beneficios, al lograr un reconocimiento directo “obra/artista”.
Veamos los modos como el artista puede conseguir remuneración económica. O dicho de modo menos pedante, ganar pasta. Para esto vuelvo a hacer otra división (Nunca suspendía en matemáticas):
-A sueldo.
-Freelance o “buscandote continuamente la vida”
En el primer caso, tenemos las siguientes opciones:
-Revistas o publicaciones periódicas.
-Páginas Web de algunas empresas.
-Productoras de TV (Story-boards)
-Empresas de vídeo-juegos.
dibujo madrid
Y poco más. La mayoría de dibujantes se encuadran en el segundo apartado (Freelance) que abarca, entre otros, los siguientes campos:
-RETRATOS Y CARICATURAS POR ENCARGO PERSONAL. (También algunas publicaciones las suelen encargar como “trabajos puntuales”)
-ILUSTRACIÓN PARA LIBROS. En este caso es relativamente fácil conseguir trabajo, pues los editores de libros suelen intentar que haya variedad en los autores de cubiertas e ilustraciones para libros de ficción, para “personalizar” el estilo según el autor de la obra literaria. Lo malo es que no suelen encargar, por lo que acabo de explicar, suficiente cantidad de ilustraciones a un solo autor en poco tiempo, por lo que es difícil que un artista pueda vivir solamente de lo que hace para una editorial de este tipo.
En este capítulo también hay que incluir las ilustraciones para los libros de texto o educativos. Aquí el estilo suele ser mas impersonal, por su función de enseñanza, evitando que los dibujos distraigan del contenido. En este caso los encargos no tienen demasiada remuneración, que se compensa por la simplicidad del dibujo y la abundancia de los mismos. No es raro el caso de dibujantes que solo se dedican a este tipo de ilustración, al editarse continuamente nuevos libros de texto.
-ILUSTRACIÓN PARA PORTADAS. Aquí se pueden incluir portadas de video-juegos, revistas, caratulas de películas e incluso tapas de juguetes. Lamentablemente, en los últimos tiempos se recurre mucho a la fotografía, posiblemente por motivos económicos, aunque también predomina la ilustración de tipo digital, lo que deja un margen a los “dibujantes digitales”.
-ILUSTRACIÓN PARA REVISTAS O PERIÓDICOS COMO FREELANCE. Aunque catalogué estos medios dentro del apartado de los “a sueldo”, lo cierto es que los dibujos más especializados y de mayor calidad los suelen encargar fuera de la plantilla de la editorial. Aparte de la ventaja que supone para el artista por su difusión y la capacidad de “poder firmar la obra”, en estos casos la remuneración económica suele ser abundante. Normalmente, al mismo nivel que la difusión de la publicación. Exceptuando los “chistes políticos”, los editores no valoran la fama del artista, sino la calidad del trabajo.
-DIBUJO PARA ANIMACIÓN (DIBUJOS ANIMADOS) Requiere una alta especialización y suele estar poco pagado. Tiene la ventaja de existir gran oferta del mismo, y el inconveniente de ser un trabajo tedioso y en el que, exceptuando los “animadores principales” y los creadores de personajes, ser poco creativos. El problema es que la oferta de trabajo es casi siempre para los “animadores secundarios”, que se pasan el día realizando escenas de intercalación de movimientos.
-DIBUJO HUMORÍSTICO. Aunque en el caso de los periódicos a veces son trabajadores “a sueldo”, normalmente se les paga por trabajo entregado. En este campo es mas importante el ingenio que el acabado de la obra, en muchos casos. Desgraciadamente es difícil abrirse camino en diarios de tirada nacional, que suelen recurrir a humoristas ya conocidos por el público. Al tratarse de publicaciones con “tendencia ideológica”, existe un cierto tipo de “criba política” de los autores, que limita profesionalmente en cierto modo al artista.
-ARTE “DECORATIVO”. Me refiero con esta definición a lo que compra la gente para “colgar en la pared”. Aquí el artista vuelve a tener, (otra vez, sí) dos opciones: “Arte personal” o “Arte comercial”. En el primer caso el artista hace su estilo, y depende del gusto del comprador y de las modas imperantes. En el segundo (Paisajes, motivos decorativos, bodegones, figuras clasicas) el autor se adapta a los gustos de la “mass media”. Venta asegurada, pero sin grandes precios. En ambos casos las obras reposan en galerías de arte “en depósito” hasta que alguien se decida a comprarlas. En el mejor de los casos la galería “se queda” un 30% del valor de la obra, pudiendo llegar al 50%. Los precios de este tipo de arte no suelen ser demasiado altos, y por lo tanto no es el mejor medio para “vivir de esto”.
No he incluido en estos apartados el cómic, porque por su peculiaridad merece un artículo aparte, “Vivir del cómic”
Aunque no he detallado las cantidades económicas de cada apartado, conviene señalar que no es cierto, en general, “que se gane poco”. Normalmente los precios por ilustración van en consonancia con los beneficios y difusión de la empresa para la que se trabaja. No hay normas “legales” de precios, si un “mercado libre” con algunas referencias de precios aproximados. Pero luego está la “cotización” de cada artista, según su “reconocimiento”, calidad, etc, etc. Por lo tanto, “barra libre” dentro de unos límites.
Próximamente, como ya he indicado, escribiré sobre “Vivir del tebeo”. (Aunque suena a chiste, es perfectamente posible)
retrato madrid
Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.