Estamos llegando casi al final de este curso y nos gustaría hacer un repaso, en este caso, del curso del actor frente a la cámara.

En este curso, lo que hacemos es familiarizar al actor con el rodaje: el lenguaje que se utiliza, desenvolverse frente a la cámara, las marcas de posición…

Se puede decir que el modo de interpretar ha cambiado mucho en las últimas décadas. Antes, la interpretación en el cine se podía asemejar a la interpretación en el teatro. Ahora prima la naturalidad. La cámara lo lee todo TODO. Si te desconcentras en algún momento, si se te olvida una línea… ahí está la cámara para verlo. Así mismo dice Michael Caine en su libro Actuando para el cine: “La cámara siempre te pilla” o “Quedarse en blanco puede disimularse en escena, donde el actor está a unos 6 metros de la primera fila de butacas; pero la cámara traiciona el menor titubeo no deliberado”.

Por eso, en este curso tratamos de dar a los alumnos las herramientas suficientes para que eso no pase. O al menos, que sean conscientes de que eso ocurre, por eso grabamos todo como si de un rodaje profesional se tratara: con el plano, contraplano, retomes… y después vemos las escenas ya editadas en clase, para que los propios alumnos vean en pantalla grande los resultados. Además, hacemos también improvisaciones y diferentes ejercicios, todos siempre grabados.

Como he dicho al principio, el curso está a punto de finalizar, pero pronto volvemos de nuevo con el curso de verano del actor frente a la cámara.

Os dejamos con dos de las escenas trabajadas en clase.

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.