Después de lo contado en la última entrada seguimos buceando en la historia del doblaje. Decíamos entonces como influyó el régimen político franquista en el Doblaje.

El régimen franquista debía supervisar los mensajes que podían estar “oculto” en las películas, y era lógico que se supervisaran y se censuraran ideológicamente. Por otro lado era un gran vehículo para el impulso del idioma español, como hemos visto en la anterior entrega, no sólo dentro sino también fuera de las fronteras territoriales españolas.curso de doblaje

Así, durante los años de la dictadura el doblaje se va asentando y “haciendo” cada vez más público. Pero no quiere decir esto que se relacione doblaje y franquismo, eso es quedarse muy en la base de la historia de esta fantástica profesión.

Avanzando en esta rápida “historia del doblaje” tenemos que hacer una parada en la década de los años 70. Es en ésta época donde encontramos un nuevo “boom” con respecto al doblaje. La culpa, la llegada de las series de televisión extranjeras y el fenómeno del “telefilm” empieza a consolidarse en la pequeña pantalla. Es aquí donde comienza a hacerse más popular la profesión y donde aparece un pequeño problema…. se necesitan más profesionales y cada vez mejor preparados técnicamente. En Barcelona se está ensayando una técnica para doblar donde ya no se memoriza los textos. Se ensaya directamente y se graban en el momento, dando así mayor frescura al “take”. Empieza a tomar espacio lo que sería el doblaje, técnicamente hablando, actual… salvando las distancias en cuanto a equipos de grabación y calidad del sonido.

Precisamente esta es la técnica que utilizamos todavía los profesionales, y esta es la técnica que se enseña en METRÓPOLIS, la que hace que prevalezca la interpretación y la frescura a la hora de poner voz a un personaje. De esto hablaremos próximamente así como seguiremos contando algo de historia reciente del doblaje.

Nos leemos en la próxima entrega!!

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.