Llevamos días preparándonos para el evento: Marty McFly llega hoy a nuestro presente (su futuro), y el mundo ha querido prepararle una calurosa bienvenida. Documentales, maratones de cine con las 3 películas,escuela de cine viaja al futuro y sobre todo, muchos artículos comparando el futuro que Zemeckis imaginó con el futuro real.

Es cierto que los coches no vuelan, y que las pizzas no molan tanto. Es cierto que los monopatines son iguales desde hace más de 5 décadas… Pero sí que tenemos las videollamadas, aunque es curioso que lo que Zemeckis nunca imaginó es que las tendríamos “en la palma de nuestras manos”. Así como tampoco imaginó la revolución de las redes sociales.

¿Y el cine? ¿Cómo ha evolucionado el cine desde que Doc puso en marcha el condensador de Fluzo? El gran salto ha sido el paso del negativo a la era digital. No más cine en 16mm ni en 35mm (al menos en la inmensa mayoría), poder grabar cortometrajes o largometrajes con un móvil, el haber facilitado el trabajo a los ayudantes de dirección con las “tiras digitales”, dejando atrás el cartón y el papel…

Pero… ¿y a la hora de contar historias? ¿Cómo ha evolucionado la narrativa desde que Doc puso en marcha el condensador de Fluzo? Está claro que hemos experimentado con nuevos recursos narrativos. Aunque, es concluyente que la narrativa clásica es la narrativa definitiva. Vamos, que para que un director haga una buena película, habrá tenido que ver una, dos y mil veces “Regreso al Futuro”. Y luego si quiere experimentar, que experimente a sus anchas, pero con una buena base de estructura clásica. Es como aquello de “para romper las reglas, primero hay que aprenderlas”.

fotosbtfoldies-400x284-400x250

Por mucho que avance la tecnología, por mucho que los coches vuelen, “Caperucita Roja” siempre se seguirá contando de la misma manera. Podremos hacer versiones nuevas, pero en el fondo, a la hora de contar historias, es el niño que llevamos dentro el que quiere contar esos cuentos que escuchaba de pequeño de la misma manera que los aprendió. Porque la narrativa es atemporal. Ahí sí que Zemeckis no inventó nada. Simplemente nos regaló un ahora clásico del cine, con la misma estructura de siempre. Así que, insistimos: ¿quieres contar una historia? Empápate de “Regreso al Futuro”, empápate de Zemeckis y de “Caperucitas Rojas”.

Personalmente, hay una cosa que me ronda la cabeza con la llegada de Marty McFly: que a partir de este momento, cada vez que veamos “Regreso al Futuro”, ya nunca más viajarán al futuro, sino al pasado… y eso, me pone un poco melancólica, sinceramente…

Share This

Disculpa la interrupción.

Comparte este "post" directamente con tus amigos. Que tengas un buen día.